~ PARROQUIA ~

El Santuario

20111004112748_moclin101

El día 23 de junio de 1280 se produjo en este municipio el denominado Desastre de Moclín, en el que las tropas castellanas, compuestas principalmente por miembros de la Orden de Santiago, y que se encontraban comandadas por Gonzalo Ruiz Girón —maestre de dicha orden, y adelantado mayor del Reino de Murcia— y por el infante Sancho de Castilla, que no tomó parte en la batalla, fueron derrotadas por las tropas musulmanas de Muhammad II, Rey de Granada. Moclín fue, durante casi dos siglos, puesto fronterizo entre el país granadino y el Reino de Jaén, perteneciente a la Corona de Castilla, después de que cayera la fortaleza de Alcalá la Real en manos cristianas, en 1340-1341, rompiendo así la línea fronteriza marcada por el Pacto de Jaén. Por parte de ambos contendientes no siempre las luchas fueron constantes, sino que también existieron épocas más o menos largas en el tiempo de pacificación y entendimiento, desarrollándose en Puerto Lope, y en otras localidades del municipio moclineño intercambios comerciales entre ambas culturas, excepto en mercancías como armas, caballos, trigo y plata. Finalmente los Reyes Católicos, en su guerra total contra Granada, vieron necesaria la toma del lugar.

En septiembre de 1485, el Conde de Cabra dirigió una hueste de cien caballeros y tres mil peones, contra la localidad. El Zagal, enterado de los planes del cristiano, apostó en la fortaleza a mil jinetes y más de mil infantes. El resultado fue un estruendoso fracaso de los castellanos en los Campos de la Matanza. La Reconquista definitiva de la fortaleza se llevó a cabo el año siguiente, después de la caída de Loja. La población capituló el 26 de julio de 1486, tras tres días de asedio. Como recuerdo de ese suceso, se hizo la réplica de una lombarda, cañón de gran calibre que posibilitó la reconquista de esta villa, dejando el camino expedito para la de Granada, convirtiéndose en una de las siete villas obligadas al mantenimiento de Granada. La Reina Isabel de Castilla y el Rey Fernando de Aragón pasaron, junto con la Corte de Castilla, largas temporadas en la fortaleza en el periodo comprendido entre 1486 y 1492.

Cristo del Paño

Cristo del Paño

El 26 de julio de 1486, fue el histórico día en que los ejércitos cristianos, presididos por sus MM. los Reyes Católicos, D. Fernando de Aragón y Dª Isabel de Castilla, entraron victoriosos en la fortaleza inexpugnable de Moclín; por lo que era demonimanda: “Escudo de Granada” y “Llave de la Vega”, ya que cerraba el paso a las tropas cristianas que se hallaban en Alcalá la Real; celebró la primera misa, después de purificar su mezquita, fray Hernando de Talavera, obispo de Ávila y confesor de la reina.

El año 1501, fue instituida la parroquia de la villa de Moclín, dedicada a Santa María de la Encarnación, por el arzobispo de Sevilla, D. Diego Hurtado de Mendoza, con un beneficio simple servidero y sacristía. La antigua mezquita, que fue depurada tras la conquista y utilizada como templo, fue muy pronto derribada, pues en 1505, el albañil Ximena levantaba la torre junto con unas capillas. en 1518, Baltasar de Godios labraba unos pilares y gradas delante de la puerta. En 1543, “se libraron a Francisco de Sebastián cura, cuatro ducados para dallos a hacer la traza”. Pero fue a finales de 1551 cuando se abordó su construcción con piedra de Alcalá la Real, siendo Martín Bolívar quien la inició, sin poderla construir, ya que murió, en aquel mismo año. Se construyó, adosándola a una nave ya existente; es de planta cuadrada, muros de simirales con contrafuertes en las esquinas y bóveda estrellada de cantería con una profusa decoración. Por una portada toscana, con venera y alertas geométricas, se pasa a la sacristía que muestra armadura de vigas con artesones exagonales y rosetas renacentistas en sus calles. las portada de los pies es sencillas, pero de buen gusto, con pilastras cejadas de orden corintio, arco con rosca decorada con mensulitas y guirnaldas, y escudo del arzobispo Guerrero; encima lleva un óculo abocinado con angelito en su parte superior; en el friso, sobre las pilastras, lleva esta inscripción: AÑO 1560.

En los años 1947-1949, adoptado por Moclín por “Regiones Devastadas”, se llevó a cabo una importante restauración del Santuario, dirigida por Prieto Moreno, en la que fuera de la capilla mayor, la sacristía y la portada antes referida, todo fue rehecho: al campanario se le añadió una espadaña, y se hizo una galería mirador, en lo que anteriormente fuera domicilio del organista. También se puso al actual retablo neoclásico, en mármol, en sustitución del renacentista, que fuera destruído, junto con sus bellísimas imágenes, en 1936. El referido retablo constaba de banco, cuatro pisos, ático y cinco calles, divididas por pilastras. También se desplazó, unos metros más abajo, el edificio de la casa rectoral, para que la fábrica del templo quedase más airosa. En cuanto al Cristo del Paño, han llegado hasta nuestros días, algunas antiguas noticias, envueltas quizá con el ropaje de la leyenda. Ferrón en 1972, en su librito sobre la historia de esta Villa, escribía: “Esta pintura de Jesús de Nazareno fue cedica por los Reyes Católicos a esta Villa, cuando fue conquistada por los ejércitos cristianos. Prodigiosa pintura en lienzo, con la cruz a cuestas, de estatura normal y en ademán de caer en la calle de la Amargura; imagen tan singularmente hermosa, como amablemente severa, aunque hay que reconocer que le faltan los últimos retoques del arte”. El mismo autor enumeraba hasta 21 signos, de los que Santo Tomás de Aquino llama: “Miracula minora” (prodigios pequeños), atribuidos a dicha imagen. El mismo autor se hacía eco de la gran cantidad de exvotos, que colgaban y cubrían las paredes del templo, por los favores obrados por el Cristo del Paño, refiriendo que en 1746, recogida toda la plata de tales figurillas, el platero, Joaquín Fernández, formó con ella un “portapaz” de 22 onzas. En cuanto al nombre “Cristo del Paño” con el que se le designa, le viene por tradición de haber recobrado la vista un sacristán que cubría sus ojos con un paño o velo; la enfermedad, que el servidor de la iglesia padecería, seguramente serían las cataratas.

En 1965, se fundó una Hermandad compuesta por 72 hermanos, a imitación de otros tantos discípulos a los que mandó Jesús de dos en dos a que anunciasen el evangelio. El rico y grandioso marco de plata que enmarca la devota imagen, lleva la fecha de 1779. Gran devoción ha inspirado siempre a los fieles la devota imagen del Cristo del Paño, cuando en el año 1778 se hicieron “con el sobrante de cera que los fieles ofrecían al Santísimo Cristo del Paño”, un precioso acetre con su correspondiente hisopo, un magnífico incensario y naveta, dos misales con cubiertas de terciopelo y cantoneras y centros de plata. También se costeó con los donativos de sus devotos el grandioso y rico marco de plata, que encuadra la devota figura del Nazareno, que data del 1779; y en el año 1864, “se encargaron 746 misas con un estipendio de 4.996 reales, recibiendo en limosnas la cantidad de 17.022 reales en metálico, más trece arrobas y media de cera y tres fanegas de trigo”. En octubre de 1996, el periódico IDEAL iniciaba su reportaje, con motivo de las fiestas, que como decía Ferrón siempre se ha celebrado del día 5, con estas palabras: “Más de 20.000 personas asistieron a la romería”. La pintura del Cristo del Paño es de autor anónimo, pero puede que su creador se inspirara en la impresionante obra de Tiziano, que se encuentra en el Monasterio del Escorial, y representa a Jesús y al Cirineo.

Moclín

Moclín

El Santuario de Moclín, alberga desde hace siglos, el preciado lienzo del Santísimo Cristo del Paño. Prodigiosa pintura al óleo de Jesús con la curz a cuestas, de estatura normal y ademán de caer en la calle de la Amargura. Con la mano derecha sostiene el Nazareno la pesada cruz que gravita en su propio hombro, y con la izquierda se apoya en el tocón de un árbol cortado, haciendo un esfuerzo para levantar la rodilla, caída en el suelo. El rostro aparece sereno, sin ningún tipo de dolor, quedándose el que lo contempla enamorado de la paz que trasmiten sus ojos. La estampa siempre ha sido custodiada en este templo parroquial hasta que la Guerra Civil española obligó su traslado, cuando se pudo producir y despues de permanecer escondida para no ser destruida, a la Catedral de Granada. Como agradecimiento a la fiel custodia en el templo metropolitano de dicha imagen se conserva en una de las capillas laterales una copia de la misma. Los peregrinos que motivados por su fe, esperanzados o agradecidos acuden al Santuario del Santísimo Cristo del Paño, son testimonio fehaciente del vínculo de Dios con cada uno de sus hijos desde el principio. Razón por la que desde que se reconquistara Moclín en el año 1486 por los Reyes Católicos, se edificara el Santuario y en el, se venga dando culto a Dios y a los Santos, y muy especialmente a la Sagrada Imagen de Jesús con la Cruz camino del Calvario, llamado “Santísimo Cristo del Paño”, en referencia a la milagrosa curación que ejerció sobre el sacristán, que padeció la enfermedad del paño, cataratas en los ojos, y de la cual quedó sano.